sábado, agosto 20, 2011

HOMBRES, MUJERES Y EL DIABLO

Mi madre recitaba, entre otros centenares de refranes: El hombre es fuego, la mujer estopa, pasa el diablo y sopla.
Bueno, en Brasil el diablo descansa, hay un huracán continuo que le permite olvidarse de soplar.